El comercio de la UE debería proteger los bosques, respetar los derechos de sus habitantes y apoyar los objetivos climáticos.

El comercio entre la UE y los países que producen madera y artículos que suponen una amenaza para los bosques aumenta la pérdida forestal neta y va en contra de los derechos de las poblaciones. Unos aranceles de importación reducidos aumentan la demanda de cuero, aceite de palma, carne de vacuno y otros productos procedentes de cultivos en terrenos deforestados. Esta destrucción se hace posible debido a unas medidas de seguridad medioambiental y social insuficientes.

La UE está negociando acuerdos de comercio libre con Indonesia, Filipinas, Malasia, Tailandia, Brasil, Argentina y Uruguay; todos ellos son países países ricos en bosques que presentan altos niveles de biodiversidad. Fern está trabajando para garantizar que las políticas del comercio y de la inversión de la UE se negocien de una manera transparente e incluyente, que respeten los derechos humanos y que contribuyan a cumplir con los objetivos de protección forestal y climática. Cooperamos con coaliciones de oenegés para hacer un seguimiento de los acuerdos de comercio libre y garantizar que no repercutan negativamente en los bosques. 

 

VER TODOS LOS MEDIOS VINCULADOS CON Comercio y bosques
FIND MORE
CAMPAÑAS VINCULADAS